Auto examen de senos, no dejes de hacerlo

Autoexamen de Seno

Dmujeres te enseña a evaluar tus senos para poder detectar cualquier anomalía.

  

Lo primero que tenés que saber es que el autoexamen, a pesar de ser de gran ayuda para notar variaciones en el pecho, tiene limitaciones, por lo que no podés tomarlo como un sustituto de los exámenes completos que realiza tu médico en tu visita anual.

Los expertos recomiendan la auto-evaluación de mamas una vez al mes, y la mejor fecha para hacerlo es una semana después de tu primer día de período, cuando el seno está menos hinchado y sensible. Si ya no menstruas, escogé un día y repite el examen todos los meses en la misma fecha. Hacerse el examen periódicamente permite que podamos identificar cualquier anomalía y así recurrir al médico.

Aunque el autoexamen es bastante sencillo, pocas mujeres saben los pasos correctos para realizarlo; para facilitarte el proceso te explicamos cada técnica detalladamente, (examiná cada seno por 2 minutos mínimo):

Observación

Parate frente al espejo, con excelente iluminación, desnudate de cintura para arriba y observa atentamente tus senos. ¿Notás algún cambio, como alteraciones en los pezones o erupciones en la piel?

A continuación, colocá tus manos en las caderas y hacé fuerza con los brazos mientras sacás pecho, y observá.  Colocá las manos detrás de la cabeza, elevá los codos y observá. ¿Hay algo raro? Las mamas no deben variar su aspecto.

Finalmente, apretá suavemente los pezones para comprobar si sale algún líquido, -un líquido claro es normal-, de lo contrario, si observas presencia de sangre, ponete en contacto con tu doctor.

Poné  tus dedos en movimiento

Parada

Mama derecha. Colocá la mano derecha detrás de la cabeza elevando el codo, y con la yema de los dedos de la mano izquierda presioná suavemente con movimientos circulares, cubriendo todo el tejido mamario y la axila. Revisá el pezón, respetando la posición de los brazos, utilizá el pulgar y el índice. Busca la presencia de bultos o de dolor.

Mama izquierda. Colocá la mano izquierda detrás de la cabeza levantando el codo y sigue los mismos pasos que con la mama, pezón y axila derecha.

Acostada

Mama derecha. Acostada, coloca una almohada detrás del hombro derecho y luego la mano derecha detrás de la cabeza, levantando el codo. Con la yema de los dedos de la mano izquierda, presiona suavemente con movimientos circulares, recorriendo toda la mama y buscando bultos o hundimientos.

Mama izquierda. Coloca la almohada detrás del hombro izquierdo y repite los mismos pasos que con la mama derecha.

¡Así de sencillo es! No te olvides que a la menor sospecha tenés que ir de inmediato al doctor. La sencillez del autoexamen no le resta importancia, por el contrario te ayuda a detectar cualquier problema a tiempo y de esta manera podremos tratarlo. Cualquier duda que te surja sobre la realización del examen, lo mejor es consultarlo con el especialista.