“Muchas mujeres tienen a la danza como una asignatura pendiente”


Así se refirió la reconocida docente y bailarina, Laura Cucchetti. Con una carrera que lleva más de cuarenta años, asegura que para muchas mujeres la danza contemporánea es un espacio casi “terapéutico”

Por: Cecilia Toledo

Si de algo sabe Laura Cucchetti es de danza. Actualmente se desempeña como directora del Ballet Contemporáneo de la Escuela de Danzas Clásicas de La Plata y además es profesora de esa misma disciplina en la Asociación Sarmiento. Durante 19 años formó parte del Ballet Contemporáneo del Teatro San Martín y tiene el título de profesora en danzas clásicas.

Su trayectoria académica, así como su trabajo profesional –tanto la docencia como la producción de obras- la habilitan a relatar con claridad el vínculo trazado entre la mujer platense y la danza contemporánea. Vínculo en el que se presenta una situación muy curiosa: “Muchas tienen el síndrome de yo hubiera querido bailar, pero no pude, o no me dejaron. Yo lo veo mucho en el alumnado, es como la asignatura pendiente. Hay muchos prejuicios”, comentó la mujer que supo formar parte de las temporadas de Kuarahy, obra de Julio López con Julio Bocca y Eleonora Cassano.

Cucchetti confía en que los prejuicios que hay entorno a la danza son, más bien, parte del pasado. “Supongo que es algo de mi generación o anterior a mi generación. Ahora los padres no tienen ese prurito con la danza”. Ese temor alrededor de la disciplina obedece “quizá a que no es una carrera oficial, universitaria, o por el mundillo del arte. Se confunde todo mucho y la danza es muy amplia”, analizó la docente.

Más allá de los prejuicios, pruritos y otras falsas percepciones alrededor de esta disciplina, lo cierto es que muchas mujeres llegan a las clases de Laura buscando poner su cuerpo en movimiento, pero aburridas de la actividad del gimnasio, y se encuentran con un espacio casi “terapéutico”, según la propia docente. Allí, muchas de ellas ven la posibilidad de hacer real el deseo de bailar, un anhelo que en muchos casos corresponde a la infancia.

Danza la calle

La danza como asignatura pendiente, no es la única rareza del rubro: es también curioso que no siendo una disciplina masiva ni popular; muchos se entusiasmen cuando ven obras montadas en espacios públicos. A eso se ha dedicado durante este último tiempo Laura. “Me interesa mucho hacer presentaciones al aire libre, es interesante ver cómo la gente por veinte minutos se queda fascinada mirando una obra”, comentó la reconocida coreógrafa, al tiempo que sostuvo que para ella  “todas las propuestas son bienvenidas, y trato de aceptarlas, me parece que todo es válido”.

El Parque San Martín, el Centro Cultural Islas Malvinas y la vereda del Pasaje Dardo Rocha han hecho las veces de escenario sobre el que Laura expuso fragmentos de sus producciones. “Deberíamos estar siempre en la calle. Cuando la gente ve algo, se acerca, se entusiasma. Hay actividades, como en este caso la danza, que no son populares, pero es importante colarlas, meterlas entre la gente. Es necesario incluir. Siempre digo: que la cultura tiene que ir y venir”, opinó la docente que comenzó su carrera a los ocho años y cuarenta años después asegura “jamás haber abandonado la danza”.

Estilo contemporáneo

Explicar en qué consiste la danza contemporánea no es tarea sencilla. Pero como para dar algunas precisiones podemos asegurar que lo contemporáneo permite, musicalmente, manejar desde un silencio hasta un Beethoven. Otra característica es que se ajusta a la dinámica del movimiento, sin responder a un estilo al que se esté obligado a respetar a rajatabla, como sí sucede con lo clásico.

“Personalmente lo que puedo decir es que en mi adolescencia, cuando me encontré con contemporáneo, fue como un quiebre ante lo clásico. La danza contemporánea, siendo una adolescente me dejaba: me dejaba llorar, me dejaba reír, me dejaba expresarme”, recordó la bailarina.

Durante sus clases, Cucchetti centra la atención en la cuestión respiratoria, aunque ello se trata más de una elección personal que de un dictamen pedagógico. “Mi trabajo está basado, centralmente, en la respiración. Tengo el centro en la pelvis. Pero hay otras corrientes que trabajan más con el tema del peso, o con el centro en el pecho, o con el piso y la gravedad”.

La mujer que se desempeñó como asistente coreográfica de Oscar Araiz en el Ballet Concierto de Iñaki Urlezaga, tiene varios proyectos para lo que resta del año. Uno de ellos es la presentación de una nueva obra, cuyo título aún no tiene definido, que debutará en Septiembre en el Pasaje Dardo Rocha. Esa producción será encarnada por el ballet contemporáneo de la Asociación Sarmiento, “Calle46”, cuya fundadora y directora es la propia Cucchetti.

Además el próximo sábado 30 de junio participará, junto a Calle 46, de una presentación en La Plaza Brown de Ensenada. En la oportunidad se presentarán dos obras: “La valse ya” y “wanza”. Por otra parte, el último sábado se presentaron en la República de los Niños, en concordancia a la movida organizada por vecinos que repudian la instalación de un parque de juegos en el predio. Y de esa manera, entre la producción coreográfica y la exposición callejera de sus propias obras, continúa avanzando la carrera de Laura Cucchetti, una mujer tan dedicada a la danza contemporánea como a su difusión y reconocimiento social.