Cáncer de mama

Hoy en día el cáncer de mama puede prevenirse y curarse, todo depende de su rápida detección y de su preciso  diagnóstico.

Dmujeres  te presenta un detallado informe de cuáles son los factores de riesgo, qué es y cómo se puede prevenir el cáncer de mama.

Los tumores en el seno pueden ser benignos (no cancerosos) o malignos (cancerosos).

La investigación ha demostrado que mujeres con ciertos factores de riesgo tienen más probabilidad que otras de padecer cáncer de seno. Que una mujer tenga un factor de riesgo no significa que vaya a tener cáncer de seno.  Un factor de riesgo es algo que puede aumentar la posibilidad de padecer una enfermedad. Ellos son:

Edad: Las probabilidades de padecer cáncer de seno aumentan conforme la mujer envejece.

Antecedentes personales de cáncer de seno: La mujer que ha tenido cáncer en un seno tiene un riesgo mayor de padecer esta enfermedad en su otro seno.

Antecedentes familiares: Su riesgo de presentar cáncer de seno es mayor si su madre, padre, hermana o hija, tuvo cáncer de seno. El riesgo es aún mayor si ese familiar tuvo cáncer antes de los 50 años de edad. El que otros familiares del lado de la madre o del padre tengan cáncer de seno o cáncer de ovario puede también aumentar el riesgo de una mujer.

Ciertas alteraciones genéticas: Los cambios en ciertos genes, como BRCA1 o BRCA2, aumentan considerablemente el riesgo de cáncer de seno. En las familias en las que muchas mujeres han tenido la enfermedad, las pruebas pueden mostrar algunas veces la presencia de cambios genéticos específicos, poco comunes. Los médicos pueden sugerir formas para tratar de reducir el riesgo de cáncer de seno o para mejorar la detección de esta enfermedad en mujeres que tienen estas mutaciones en sus genes.

Radioterapia al pecho: Las mujeres que han recibido radioterapia al pecho (incluyendo los senos) antes de los 30 años de edad tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno. Esto incluye a mujeres que han recibido tratamiento con radiación para linfoma de Hodgkin.

Antecedentes relacionados con la reproducción y la menstruación:

– Cuanto más edad tiene la mujer cuando da a luz a su primer hijo, mayores son sus probabilidades de cáncer de seno.

-Las mujeres que nunca tuvieron hijos tienen un mayor riesgo de                                            cáncer de seno.

– Las mujeres que comenzaron a menstruar antes de los 12 años     tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.

– Las mujeres que entraron en la menopausia después de los 55 años de edad tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.

– Las mujeres que reciben terapia hormonal para la menopausia durante muchos años tienen un riesgo mayor de padecer cáncer de seno.

Densidad del seno: Las mujeres cuyas mamografías muestran zonas más grandes de tejido denso que las mamografías de mujeres de la misma edad tienen un riesgo mayor de cáncer de seno.

Obesidad después de la menopausia: La posibilidad de tener cáncer de seno después de la menopausia es mayor en las mujeres que son obesas o tienen exceso de peso.

Inactividad física: Las mujeres que son inactivas físicamente en su vida pueden tener un riesgo mayor de cáncer de seno.

Consumo de alcohol: Algunos estudios sugieren que en cuanto más bebidas alcohólicas consume una mujer, mayor es su riesgo de cáncer de seno.

Síntomas

El cáncer de seno al principio generalmente no causa síntomas. Pero a medida que el tumor crece, puede cambiar la forma como se ve y se siente el seno. Los cambios comunes son:

Un bulto o engrosamiento en el seno, cerca del mismo o en la axila

Un cambio en el tamaño o forma del seno

Piel del seno hendida o arrugada

Un pezón sumido hacia dentro del seno

Secreción (fluido) del pezón, especialmente si contiene sangre

La piel del seno, del pezón o de la areola (área oscura de la piel en el centro del seno) puede verse escamosa, roja o hinchada. Puede tener rebordes u hoyuelos de tal manera que se ve como la cáscara de una naranja.

Con frecuencia, estos síntomas no son por cáncer. Pueden ser causados por otro problema de salud. Si usted tiene alguno de estos síntomas, debe decirlo a su médico para que los problemas puedan diagnosticarse y tratarse.

Detección y diagnóstico

Los exámenes clínicos del seno y las mamografías periódicas pueden detectar el cáncer de seno a tiempo. Es más posible que el tratamiento sea efectivo cuando el cáncer de seno se encuentra en un estadío temprano.

Examen clínico del seno

En un examen clínico de seno, el médico le solicita que levante sus brazos sobre la cabeza, que los deje colgar a los lados o que apriete sus manos contra las caderas. Entonces, se fija en la diferencia de tamaño o forma que haya entre las dos mamas, revisa la piel buscando alguna erupción, hoyuelos u otros signos de irregularidad. Es posible que apriete los pezones para ver si hay algún fluido presente.

El médico usa las yemas de los dedos para sentir bultos en todo el seno, en la axila y en la zona de la clavícula. En general, un bulto necesita ser del tamaño de una arveja para poder sentirse. Pueden revisarse los ganglios linfáticos cerca del seno para ver si están hinchados.

Los bultos benignos con frecuencia se sienten diferentes de los cancerosos. Los bultos que son blandos, suaves y que se pueden mover son generalmente benignos. Un bulto duro, de forma irregular que parece estar fijo al seno es más probable que sea canceroso, pero se necesitan otras pruebas para diagnosticar la enfermedad.

Mamografía

Una mamografía es una radiografía de los tejidos dentro del seno. Por lo general, las mamografías pueden detectar un bulto en el seno antes de que éste pueda palparse. También pueden mostrar una agrupación de partículas muy pequeñas de calcio. Estas partículas se llaman micro calcificaciones. Los bultos o las partículas pueden deberse al cáncer, a células precancerosas o a otras causas. Es necesario hacer más exámenes para saber si hay células anormales.

Las mamografías de detección deben hacerse en forma periódica .

Las mujeres de 40 años y más deberán hacerse una mamografía cada uno o dos años.

Las mujeres menores de 40 años y que tienen factores de riesgo de padecer cáncer de seno deberán consultar a su médico con qué frecuencia necesitan hacerse este estudio.

Es importante que las mujeres se realizen el auto examen de mama, la semana próxima desarrollaremos este tema.