Adiós arañitas

Con el correr de los tiempos y los avances de la ciencia en cuestiones que tienen que ver con la estética femenina, las “arañitas” se han convertido en  uno de los principales enemigos a combatir. 

Científicamente llamadas telangectasias, suelen aparecer en las piernas y también en el rostro, provocando más que una dolencia física un malestar estético en aquellas que las padecen. Algunas de las preguntas más frecuentes sobre ellas tienen que ver con qué son en realidad y cuál sería la manera de hacerlas desaparecer definitivamente.

¿Qué son?

Muchas personas padecen problemas vasculares tales como: várices, a veces dolorosas, arañas vasculares, manchas rojas y arañas vasculares faciales.

¿Cuáles son las causas?

Las causas más frecuentes por la que aparecen son la herencia, los embarazos o las horas que se permanece de pie. Con el paso del tiempo estas venas comienzan a hacerse visibles.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento para la eliminación de várices en piernas y cara constituye hoy en día uno de los tratamientos más frecuentemente solicitado.

Para dar abasto a esta demanda, se han creado nuevos equipos de Luz Pulsada Intensa, o se han mejorado los ya existentes, para lograr incluir esta indicación.

Con estos equipos, también pueden suprimirse manchas seniles, manchas solares y manchas del embarazo.

El equipo de Luz Pulsada intensa funciona con distintas longitudes de onda que son captadas por un cromóforo (color).

El tratamiento se realiza en los meses que uno no tiene exposición al sol, se realiza de marzo a diciembre.

Cuando se tratan las teleangectacias  (arañitas vasculares), tanto faciales como corporales, nuestro cromóforo (color), es la hemoglobina, que es el pigmento color rojo o violáceo azulado que se encuentran en las venitas. En este caso, se utiliza una lámpara especialmente preparada para tomar estos colores en distintas longitudes de onda y pudiendo brindar máximos resultados para el cromóforo específico, como habíamos dicho, la hemoglobina. Una vez que el equipo capte la hemoglobina en las arañitas, se dirigirá hacia ella sin dañar la piel, guiando su potencia sólo focalizado al cromóforo. Esto produce una coagulación de las teleangectacias, por efecto del calor, y luego algunas sesiones, éstas se irán esfumando hasta desvanecer, ya que serán captadas por el sistema linfático para eliminarlas. Este proceso puede tardar de4 a8 sesiones según cada organismo, por eso mismo es recomendable la incorporación de mayor cantidad de líquidos en el cuerpo durante el tratamiento.

Los destellos de luz intensa, a modo de flash de fotografía, aplicado sobre la piel se perciben con un poco de calor en la zona, e incluso un reflejo.

No hay proceso de recuperación, la persona puede seguir con sus actividades luego de la sesión, y no se necesita vendaje alguno.

Después del tratamiento y en pocos pacientes, puede presentarse un cierto enrojecimiento de la piel y alguna vez inflamación, efectos que desaparecen a los pocos días.

En ciertas ocasiones, y en pieles muy sensibles, puede manifestarse alguna ampolla, y muy raras veces, un cambio de coloración en la piel, pero que se normaliza al cabo de unos meses.

Vale destacar que estos son sólo efectos secundarios leves y raramente aparecen, pero de ninguna manera se producen hematomas grandes o manchas como en los tratamientos de escleroterapia con agujas.

Fuente: Consultorios Dermatológicos