El mapa erógeno de la mujer

 

Cada persona tiene zonas propias en las que se genera excitación. La sexóloga, Claudia Salazar detalla las zonas erógenas y recuerda cada cuerpo es distinto, y no todos responden por igual a los mismos estímulos

 

 

 

 

Por: Claudia Salazar

M.P 114161 – Posgrado en sexología clínica

 

 

¿Qué es una zona erógena? Es una zona del cuerpo donde se concentran gran cantidad de receptores sensitivos. Estimulando estas regiones durante el encuentro sexual generamos diversos grados de excitación; por lo tanto es importante reconocerlas y estimularlas adecuadamente sobre todo en los juegos preliminares al coito.

 

Toda la piel es una zona erógena pero existen áreas donde la estimulación causa una excitación más intensa. Debemos tener en cuenta que cada persona posee un mapa erógeno exclusivo y diferente. Si bien existen ciertas zonas comunes a todas las mujeres para motivarlas sexualmente, cada una responde de manera diversa al ser tocada en las distintas zonas corporales; lo que a una mujer la excita puede ser que a otra la desconecte y esto es importante que los hombres lo tengan en cuenta a la hora de vivir la sexualidad. Cada mujer es única y es preciso descubrirla.

 

A igual estímulo, diferente respuesta

Estamos condicionados por un registro que nuestro cuerpo y cerebro guarda de aquellas áreas que en el pasado, incluso desde recién nacidos, nos hicieron sentir placer, gratificados o las asociamos a experiencias no gratas o zonas que nunca fueron tocadas; de lo cual podemos buscar la repetición o la evitación. Esto explica la diferencia en la respuesta de diferentes mujeres al mismo estímulo de acuerdo a sus vivencias.

 

El tocarse y acariciarse son actos placenteros, sensuales y sexuales por sí mismos y el estímulo erótico derivará o no en un encuentro sexual, dependiendo de las circunstancias, clima erótico, predisposición y permisos para el placer de cada uno .

La zona erógena por excelencia

La principal zona erógena de la mujer es el clítoris, biológicamente es equivalente al glande del pene. El hombre debe estimularlo con suavidad y teniendo en cuenta que cuando se comienza a estimular en preliminares no hay que tocar de entrada directamente la cabeza del clítoris para evitar una sensación displacentera. Sí hacerlo en las partes de alrededor, sobre el capuchón, hasta que la mujer esté suficientemente excitada para un contacto directo.

Se pueden hacer movimientos hacia arriba y abajo o circulares en sentido horario y antihorario. Si el clítoris está correctamente estimulado, la vagina por la excitación generara lubricación y cambios necesarios para el coito. El clítoris tiene erección se pondrá más duro, con mayor volumen a medida que aumenta la excitación. Se puede estimular también por sexo oral o con un vibrador o el extremo del pene erecto.

Con el pene o vibrador se puede estimular los labios menores o internos, esto hará que la lubricación aumente o mover la cabeza del pene hacia arriba y abajo con movimientos lentos.

 

El punto G:es una zona rugosa en el techo de la vagina, en su tercio externo entre tres y cinco centímetros de la entrada vaginal. La estimulación de este punto puede generar orgasmos y está en relación con la eyaculación femenina. Puede estimularse manualmente en juego previo o durante el coito en diversas posturas sexuales.

Las mamas son una gran zona erógena y desempeñan un papel importante en la excitación sexual. Se pueden estimular con roces circulares alrededor de los pezones antes de tocarlos directamente, de una manera suave y luego incrementar la presión y velocidad. Los pezones responderán con erección a una variedad de estimulaciones, apretarlos delicadamente con los dedos, moverlos , succionar con la boca y usar la lengua , también podemos usar una crema corporal o lubricante .

El perineo: es una  zona muy erógena , área de piel entre vagina y ano. Si el hombre apoya toda su mano sobre esta zona , y la presiona o la masajea puede excitar con rapidez a una mujer debido a la densa red de terminaciones nerviosas que confluyen en esa zona .

El rostro tiene varias zonas  erógenas que incluyen la línea de crecimiento del cabello, sienes , frente , cejas  párpados y mejillas . Los párpados son muy sensibles ya que la piel es delgada y los nervios están más cerca de la superficie. En general las mujeres prefieren las caricias sutiles a que les toquen plenamente y directamente el rostro.

 

El cabello de la mujer desempeña un papel sensual durante el cortejo y coito. A muchas mujeres les encanta que les toquen y acaricien el cabello, especialmente por los lados de la cabeza y en la parte de la orejas y cuello, siempre lentamente , sensualmente.

 

Los labios son una de las partes más sensuales del cuerpo femenino, los besos ayudan a relajar a la mujer e ir creando un clima erótico , la estimulación de la boca de una mujer puede excitar todo su cuerpo y producir un efecto directo en la excitación de sus órganos genitales.

 

Los lóbulos de las orejas son muy sensibles y pueden ser acariciados con suavidad, algunas mujeres reaccionan con gran intensidad, la excitación aumenta si se acompaña de besos suaves, susurros al oído y una respiración progresiva en aumento, cada vez más profunda. También se pueden realizar mordisqueos o soplar suavemente. Se pude pasar la lengua por el borde de la oreja e incluso meter la lengua lentamente. Hay casos de mujeres en los que las orejas no son sensitivas para ellas .

El cuello, sobre todo en la parte posterior y los hombros  constituyen  un área muy sensual y erógena, desde besos suaves hasta mordisqueos, es una buena manera de preparar el ambiente. Se puede combinar con las manos acariciando el cabello.

El abdomen:El área alrededor del ombligo constituye otra zona erógena, también la zona a unos 5 cm por debajo es muy erótica .

Pelvis: El toque en la zona lateral con los dedos y uñas es muy sensual para muchas mujeres , se puede besar lentamente la zona de unión de la pelvis con la pierna , mordisquear o lamer esa región muy lentamente .

 

Muslos: A la mayoría de las mujeres les agradan las caricias con las yemas de los dedos, labios o pene a lo largo de las piernas y en particular cara interna de muslos.

Los glúteos son una zona importante para la excitación de la mujer, se pueden acariciar, masajear , besar

Las manos y pies también pueden ser zonas erógenas , en las manos podemos trazar círculos concéntricos en el dorso o palma , con los labios estimular cada dedo; en los pies masajear la planta y dedos con algún aceite de masajes, utilizar los pies para estimular genitales .

Zona anal : cuenta con muchas terminaciones nerviosas , es muy sensitiva y responde muy bien a la estimulación y al toque delicado; las paredes del canal anal aumentan su tamaño con la excitación, se puede estimular con movimientos circulares con la yema del dedo alrededor del borde del ano; empujando suavemente el anillo anal sin penetrarlo se debe sentir que los músculos se relajan para poder introducir el dedo que debe hacerse con un lubricante .

Cuando el ano se toca por primera vez, se contrae impidiendo la entrada; pueden pasar varios intentos antes de que la mujer esté acostumbrada al estímulo anal. La estimulación anal no es dolorosa si se hace apropiadamente .

 

Espalda : Está llena de puntos sensuales, la línea desde el cuello hasta la terminación de la columna es muy excitante . Se puede acariciar la espalda lentamente con la palma de la mano o con la yema de los dedos, con las uñas de manera suave, unos masajes o usar la lengua o labios, también se puede acompañar de aceite o crema para masajes.

 

Cuando acariciamos a la pareja , es importante observar las respuestas ante los diferentes estímulos que estamos proporcionándole, fijarse las señales que emite el cuerpo, recordar las caricias en lugares que fueron placenteros para esa mujer y así ir armando su mapa erógeno; solo es cuestión de conectarse con nuestra pareja  y poner en marcha la imaginación y creatividad.